martes, 27 de septiembre de 2016

El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson. O un protagonista de cartón que suma gags entrando en bucle



Ficha
Título: El abuelo que saltó por la ventana y se largó
Autor: Jonas Jonasson
Editorial: Salamandra
Número de páginas: 413
Encuadernación: tapa blanda
Lengua: castellana
Traducción: Sofía Pascual Pape

Sinopsis (extraía de la contraportada)
Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan, sin pensarlo dos veces, se sube con la maleta, ignorante de que en el interior de ésta se apilan, ¡santo cielo!, millones de coronas de dudosa procedencia. Pero Allan Karlsson no es un abuelo fácil de amilanar. A lo largo de su centenaria vida ha tenido un montón de experiencias de lo más singulares: desde inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, hasta amistades comprometedoras como la esposa de Mao, pasando por actividades de alto riesgo como ser agente de la CIA o ayudar a Oppenheimer a crear la bomba atómica. Sin embargo, esta vez, en su enésima aventura, cuando creía que con su jubilación había llegado la tranquilidad, está a punto de poner todo el país patas arriba.

Opinión personal
El título ya es llamativo, no se puede negar. Sugiere una aventura humorística y nos hace esperar a un protagonista peculiar. Porque, ¿una persona mayor que salta por la ventana y se larga del geriátrico? Pues sí, eso hará Allan Karlsson, el protagonista de la novela que en su centésimo (¡centésimo!) cumpleaños, y celebrándose una fiesta en su honor con la presencia de las autoridades locales, decide fugarse de la residencia en la que está recluido. ¿Y por qué? Pues casi que porque sí, porque Allan siempre ha sido un hombre fuera de lo común, y consideró que no estaba del todo a gusto bajo la tutela de una enfermera. Así que saltará por la ventana e iniciará un disparatado viaje sin rumbo concreto, al cual se le irán sumando, paulatinamente, otros personajes tan pintorescos como el propio Allan. A saber: un trabajador de estación de tren ladronzuelo, un vendedor de perritos calientes que empezó a estudiar carrera tras carrera pero que siempre las iba dejando justo antes de finalizarlas, o una mujer con una elefante como mascota. Y una banda mafiosa que los persigue porque Allan robó una maleta repleta de dinero. Y un detective que también los persigue porque, por allá donde pasa Allan con su comparsa pintoresca, se siembra el caos. Toda una tropa, ya ven. Hasta aquí, todo suena a que la novela promete, ¿verdad? Pues sí, el punto de partida parece hilarantemente prometedor… pero a mí la lectura se me indigestó. Definitivamente, El abuelo que saltó por la ventana y se largó no me ha convencido. Así que habrá que abrir La posada del lector, para que vuestro amigo Letraherido pueda explicarse.

Nada más empezar la novela, Allan salta por la ventana y se da a la fuga. Así que la cosa empieza fuerte. Y con un humor que podríamos calificar de absurdo, negro, extravagante, casi que hasta surrealista, y que se mantiene a lo largo de toda la novela. Porque en la vida real, Allan no hubiera llegado muy lejos, la historia no es realista. Pero no lo digo como una crítica negativa, ya que es humor absurdo, ergo se trata de suspender la incredulidad, y simplemente disfrutar de lo que se lee. El realismo aquí carece de importancia. Así pues, en este contexto, no ha de sorprender que Allan tenga como una especie de don que le hará siempre caer de pie. Continuamente se verá metido en líos y siempre saldrá indemne de todos ellos. Pero hay dos cosas más que caracterizan a Allan: la primera y más destacada es su apoliticismo. Allan no querrá saber nada de política. Y por citar sólo una frase de la novela: “Cuando Allan tomó asiento, Song Meiling retomó lo que él más detestaba, a saber, una perorata política”. O también, así es como Allan vio nuestra guerra civil española:
Hubo un golpe militar de la derecha, seguido por una huelga general de la izquierda. Más tarde se celebraron elecciones generales. La izquierda ganó y la derecha se cabreó. ¿O fue al revés? Allan no lo sabía. Comoquiera que fuese, al final estallo la guerra.
Y el segundo rasgo inherente a Allan es que su mayor preocupación, lo que más le atrae en esta vida, es poder sentarse a gusto y echarse un trago de aguardiente. Sí, parece una contradicción en un personaje que se ha pasado toda la vida cambiando el curso de la historia, y viviendo aventuras, y al que le encanta detonar cosas, tenga como mayor afán sentarse a echar un trago de aguardiente. Y seguiremos a este personaje con sus peripecias, que se dividirán en dos líneas temporales, ya que los veintinueve capítulos junto al epílogo que estructuran la novela van alternando la historia en presente de la fuga de Allan con sus episodios biográficos, en los que se nos da cuenta de cómo el viejete ha intervenido en acontecimientos importantes del siglo XX. Y en esta última línea temporal desfilarán toda una serie de personajes históricos con los que Allan llegará a interactuar. Y ahí tendremos a Franco, Truman, Stalin, Mao, Churchill… Así pues, tenemos una narración escindida en dos líneas temporales: pasado biográfico del protagonista y presente alocado con sus nuevas aventuras.

Llegados a este punto, habiendo explicado los rasgos más notorios de la obra, les debo responder a la pregunta del millón: ¿qué me ha fallado en esta novela? ¿Ha sido el humor absurdo? Pues no, ya he comentado que es indiferente que no sea una lectura realista. Este humor te gusta o no te gusta, y créanme, he disfrutado con películas, cómics y libros de un humor similar. De hecho, al leer las primeras páginas de la novela me entusiasmé, porque me apetecía volver a leer algo así. Pero seguí pasando páginas y la cosa se desinfló sin remedio, en pocas ocasiones he llegado a sonreír. Se contarían con los dedos de una mano, y sobraría algún dedo. Aunque el humor me parece algo tan personal y subjetivo que no es el principal defecto que le achaco a la novela, ya que podría ser cosa mía. Sí ha pesado mucho más en mi valoración, sin embargo, el personaje protagonista, que no ha sido de mi agrado. De hecho, es uno de los protagonistas que menos huella me ha dejado al leer una novela. ¿Es porque Allan es apolítico y su única motivación es echar un trago? Pues a mí entender no, no es eso lo que hace de Allan un personaje tan pobre. Porque para que un personaje sea interesante en ningún caso le pido afiliación política. Y que su única motivación sea echar un trago tampoco, en principio, debería ser un handicap. Que un personaje esté bien o mal elaborado no depende de cosas tan nimias, que al fin y al cabo serían rasgos de su personalidad. ¿Qué es lo que me molesta entonces? Pues que por mucho ruido y destrozo que provoque Allan, me parece uno de los personajes más apagados que jamás haya leído, aunque parezca contradictorio esto que les cuento. Y que por mucho que Allan esté por encima de los problemas políticos, resulta tan hueco por dentro que es imposible que esté por encima de nada. Eso es Allan: insustancial y sin principios, sin el más mínimo interés por ningún tema político o social. Y ese vacío de Allan no me despertaba  ni empatía ni simpatía lectora a lo largo de la novela, porque hay vacíos que llegas a comprender, vacíos incluso que están llenos de sustancia y que a mí como lector me interpelan. Pero no ha sido el caso de Allan. Y al igual que al principio de la novela me entusiasmé con el humor absurdo —para después no resultar ser de mi agrado—, imaginé también que Allan tendría algo entrañable, y más al ver que Jonas Jonasson se acordaba de su abuelo en la dedicatoria. Me pareció un gesto tierno, y supongo que por eso imaginé que me encontraría con un personaje con cierta dosis de humanidad. Pero qué va. No es el caso. De hecho, les contaré una cosa: yo leí esta novela por el club de lectura de mi localidad. Y dos señoras de la tertulia comentaron algo curioso. Una dijo que llegó a pensar “que Allan sería un robot” (¿?¿?), porque “es que no parece humano por su apatía, y por tener cien años y tener ese estado de forma”. Suena disparatado, pero comprendí su argumentación. Normal que imaginase que podía ser un robot porque en Allan hay falta de hondura psicológica. Casi que mejor hubiera sido que, efectivamente, fuera un robot programado para vivir aventuras. Y total, tampoco hubiera desentonado por el tipo de humor que la novela ofrece. La otra comentó que no entendía al personaje y que la única explicación para ella es que Allan "tuviera retraso mental" (sic). De nuevo, achaco tal argumento contundente no a la vehemencia de la señora, sino a que es un personaje que no acaba de estar bien construido.
Jonas Jonasson
“Y vale, Letraherido”, me diréis, “pero parece que ahora estés pretendiendo juzgar una novela metafísica, y sabes que El abuelo que saltó por la ventana y se largó es pura aventura, entretenimiento, no pidas lo que no se promete”. Y tendríais razón. El abuelo que saltó por la ventana y se largó es una novela humorística de aventuras, sin más. Escrita con el objeto, grosso modo, de entretener. Pero creo que incluso en una novela de entretenimiento los personajes tienen que tener un mínimo de enjundia —que no necesariamente afiliación política, vuelvo a aclarar—. Pido que al menos se disimule que Allan sea un mero instrumento del autor para crear historias rocambolescas. Y esa neutralidad ante la vida, tal y como nos la moldea Jonas Jonasson en su novela, me acaba pareciendo extremadamente vaporosa e incluso antipática. Por poner un ejemplo, en un momento de la novela se dirá que Allan  “ni siquiera sabía si era de izquierdas o de derechas. De uno de los dos bandos sería, desde luego, porque si algo había aprendido Allan a lo largo de su vida era que la gente se empeñaba en pensar de una manera u de otra”. Y de acuerdo, puedo entender por dónde va la crítica, puedo entender que es un alegato en contra del encasillamiento mental, de la necesidad imperiosa de tener que dar opiniones certeras, de posicionarnos en un lado de la barricada sobre cualquier tema. De acuerdo, aceptemos pulpo como animal de compañía. Pero para que esa crítica cobre algún sentido, al menos para mí, debe apelar al pensamiento matizado, a la calma reflexiva, sin presiones ni prisas. Y en la novela que nos ocupa no es sólo que Allan no se empeñe en pensar de una manera u otra, es que directamente Allan no piensa. Suena tajante, pero es así. ¿Tal vez la novela sea, pues, un alegato a favor de la acción? ¿De vivir la vida de forma más irreflexiva ya que el exceso de pensamiento nos podría paralizar? No lo sé. Si es así, sinceramente, yo he sido incapaz de verlo mientras pasaba las páginas. Y si ha sido así, creo que el autor no ha sabido llevarlo a buen puerto. ¿Cómo les podría explicar, apreciados lectores, lo que me falla en Allan? Quizás por comparación. Hay quien ha señalado similitudes con la película Forrest Gump. Y es normal, yo también me acordaba de la película mientras leía la novela. Hay similitudes como el hecho de que Forrest Gump es una película biográfica al igual que El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Los dos personajes protagonistas son peculiares, distintos. Ambos están presentes en acontecimientos históricos, conocerán a personajes claves, y no son conscientes de que sus acciones cambiarán al rumbo de la historia. Pero la película de Forrest Gump me gustó, y el personaje tenía un carisma que en Allan no he visto. Quizás porque la película sí sabía tocar cierta tecla sentimental —y sin abusar excesivamente de ello tampoco, si la memoria no me falla, que bien podría ser— que El abuelo que saltó por la ventana y se largó no toca.

Y bueno, ya les he contado sobre Allan. Sobre el resto de personajes tampoco es que haya algo nuevo que aportar. En la línea del presente, la colla estrafalaria de personajes que acompañará a Allan está carente también de introspección. Todos tienen algún rasgo hiperbólico que los define, y sus actuaciones irán previsiblemente en consonancia con ello. Y de nuevo, con ninguno he logrado sentir cercanía, como si más que personas me parecieran… ¿guiñoles funcionales? Sí, algo así. Ningún personaje, por lo tanto, evolucionará a lo largo de la novela. Ni siquiera Allan pese a que con él recorreremos su biografía, no hallando ninguna diferencia entre el Allan joven y el Allan centenario. Por lo tanto, tendremos en la línea de presente una tropa de personajes que protagonizarán gags y situaciones cómicas, una tropa creada expresamente para dicho cometido. ¿Y qué tendremos en la línea de pasado con los interesantes personajes históricos que desfilan por ella? Pues algo similar. Los personajes —todos ellos poderosos gobernantes históricos— me han parecido intercambiables unos con otros. Tan intercambiables como las aventuras que Allan vive en uno u otro lugar geográfico-temporal. Apenas existen diferencias perceptibles histórico-culturales en los distintos países en los que se mueve Allan. Es por eso que ni la línea de pasado ni la de presente han resultado de mi agrado, porque en ambas me encontraba situaciones repetitivas. Es como si el autor haya pegado escena más escena más escena más escena… y así sucesivamente, en bucle. Tuve la sensación de que Jonasson decidió ir concluyendo la novela cuando se le acabaron los gags. Y aún así también tuve la sensación de que Jonasson aún la hubiera alargado de haber tenido más gags en la chistera. Se me hicieron las cuatrocientas páginas largas. Creo que ni la historia daba para tanto ni el autor ha sabido del todo mantener la tensión, quizás porque la alternancia de las dos líneas temporales paralelas te sacaban también de un hilo principal.

Y claro, entre que no me convencen los personajes, el humor no ha conectado conmigo, las aventuras rápidamente dejan de interesarme y que la estructura me ha parecido pesada, pues ya tenemos la explicación de por qué no he disfrutado de la novela. ¿Me olvido algo? Ah, sí. No les he contado nada aún de la prosa de Jonas Jonasson: es directa, y hasta televisiva diría—no en vano, Jonasson es productor de televisión—. Describiendo lo justo, sin recreaciones. O más que describiendo, mostrando. Un pequeño ejemplo:
De pronto, el carro blindado se detuvo en seco. Los tres pasajeros se apearon. Estaban en un aeropuerto militar, delante de algo que posiblemente fuera el edificio que alojaba al estado mayor.
No es ninguna maravilla la prosa, y tampoco es rica en adjetivos. De todas formas, cuando se trata de pasarlo bien en una novela de aventuras no soy exigente con la pluma de un autor. Pero al no haber disfrutado de las aventuras en El abuelo que saltó por la ventana y se largó, la prosa de Jonasson me ha supuesto otro punto negativo que no he podido pasar por alto.
Antes de concluir, una última aclaración sobre la novela. La he definido anteriormente como “una novela de aventuras, sin más”. Pero estrictamente, sí hay crítica social. Aunque poca, tibia y superficial. Jonas Jonasson no se moja demasiado, ni entra a fondo en ningún tema concreto. La crítica está, se la deja ver, pero al cerrar el libro no es algo que retengas.

En definitiva, El abuelo que saltó por la ventana y se largó es un best-seller a nivel mundial. Su autor, siguiendo la estela de este primer éxito, ha escrito dos novelas más: La analfabeta que era un genio de los números y El matón que soñaba con un lugar en el paraíso. Aunque no las he leído, por los títulos a priori parece ser que encontraremos novelas similares a la que nos ha ocupado. Y como he dicho anteriormente, el humor es algo muy personal. Conozco a gente que, al contrario que yo, ha podido disfrutar de la novela y se ha echado unas buenas risas, así que seguramente disfrute de estas otras dos novelas de Jonasson. Pero yo personalmente las dejaré pasar.

Valoración: Suspenso

Te gustará si te gusta: el humor absurdo, las aventuras disparatadas.

27 comentarios:

  1. No me gusta criticar algo que no he visto o leído por mí mismo y se da el caso de que no he tenido oportunidad de leer este libro, aunque sí curiosamente de ver la película. No sé si habrá gran diferencia, pero lo cierto es que has definido mi sentir con la adaptación a la perfección. Es decir, si bien me gusta el humor absurdo inteligente y bien traído, y no exento de cierta crítica, toda la historia que se narraba en pantalla se me planteaba vacía. No veía nada especial al protagonista y aunque podía reírme con algunos gags, muchos me parecían gratuitos y que no llevaban a ninguna parte ni a ninguna evolución.

    En cierta forma, fue una decepción y quizás por eso tampoco he acabado por acercarme al libro. Siguiendo con tu comparación con Forrest, ese personaje, aunque fuera ajeno a la política (en el sentido de que no era consciente de la misma, a pesar de participar de su actividad ocasionalmente), tenía un encanto personal y una evolución, cierto anclaje emocional que lo humanizaba. Allan, sin embargo, es un desconocido desde el principio hasta el final, un ser que actúa, pero no parece pensar o padecer.

    En fin, salvando las distancias entre libro y película, y más aún al no haber leído la novela, me he sentido identificado con tu análisis y comparto tus argumentos. Buen comentario. Nos leemos en la próxima ;)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedazo de comentario, muchas gracias :)
      Yo no he visto la película, y al no gustarme el libro tampoco he tenido interés en verla. Totalmente de acuerdo contigo en lo de Forrest. Y por cierto, ya que eres el primero en comentarme al poco de haber publicado, he estado editando la entrada, algunas erratas y alguna información que se me había olvidado comentar, así que he añadido algunas frases. Siempre me pasa lo mismo... Espero que ahora no la tenga que retocar más.
      De nuevo, agradezco tu comentario :)
      Saludos.

      Eliminar
  2. Doblecomento por una cosa que se me ha quedado en el tintero. Has definido a Allan mejor que yo: "pero no parece pensar o padecer". Eso es. ¡Es que ni padece! Es verdad que hay cosas que no le gustan, o le incomodan (por eso se larga de la residencia), pero paradójicamente da la sensación de que tampoco parece que le moleste realmente. Lo dicho: puro cartón.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. A mí no me gustó nada. Y como todo el mundo hablaba tan bien de él, se me atravesó de tal manera que no puedo ni oír hablar de él. Me pareció inverosímil y el señor me cayó fatal. Luego todo lo que cuenta no me interesaba nada. Un rollo.

    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos. El personaje principal tiene un no sé qué que no despierta simpatía, y las aventuras no me importaban.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Es un libro que no me ha llamado la atención en ningún momento y después de tu completísima reseña, me queda más claro aún que no es mi estilo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de completísima reseña :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Por la reseña, me da la sensación de que el autor intentó hacer un personaje entrañable con el que identificarnos todos -con eso de no tomar partido de nada-, al final lo vuelve un cuñado de la vida con eso de "ideología tengo que tener porque todos tenemos ideas, pero al final todo es lo mismo". Vaya que se puede tener como argumento de vida, pero utilizar otra base más cundente para sustentar la personalidad, no sé si me explico. Por cositas asi no lee la menda.

    Pd. 3er intento de publicar un comentario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás pretendió eso, sí. O siendo apolítico no tomar partido por nada para tener libertad para ridiculizar a cualquiera. Pero no me acaba de gustar cómo le sale al final. Porque ya digo que un personaje puede ser apolítico y ser buen personaje. Pero no es el caso :(
      ¡¡Y me encanta verte por aquí!! :D
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. No he leído este pero sí la segunda novela del autor, "La analfabeta que era un genio de los número". Y a tenor de lo que cuentas ya te puedo confirmar que sí, va en la misma línea del que has leído. Reconozco que soy complicada respecto al sentido del humor y que pocos libros consiguen hacerme reir, especialmente los que se supone que deben hacerlo. Así que asumo mi parte de culpa pero coincido plenamente en tus apreciaciones. No hay trasfondo en la trama ni empatía con los personajes. Una novela por la que pasar pero que no pasa por ti.
    Espero que tengas más suerte con tus próximas lecturas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo, pues, que mi decisión de no volver a repetir con Jonasson es acertada.
      Me ha encantado tu frase: "una novela por la que pasar pero que no pasa por ti".
      Gracias por tu comentario :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hubo una época en que entre la gente que sigo por Goodreads estuvieron leyendo bastantes el libro y, en general, recibió críticas positivas. Pero no sé por qué, puede que tenga bastante que ver el título extraño que tiene, ni siquiera me planteé darle al botón verde para añadirlo a la lista de pendientes (que ni siquiera implica un compromiso personal directo de lectura…). Y viendo ahora tu análisis pues me reafirmo en que no creo que le dé una oportunidad. Hay demasiados libros buenos por leer esperándonos "allá afuera". :P ¡Un saludín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también recuerdo que cuando este libro salió en el mercado había muchas críticas positivas. Pero no sé si es impresión mía, últimamente las críticas negativas las he ido viendo más.
      Y sí, te recomiendo que pruebes con otros libros mejor.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Me llamaba la atención esta novela, por el título, pero después de leerte no creo que me la busque. Que igual me gustaría si la leyera pero de momento no voy a buscarla.
    También había visto el de La analfabeta que era un genio con los números pero por lo mismo no la leí, me pareció que el título estaba puesto para llamar mucho la atención pero que no me gustaría. No sé...
    A ver si por fin termino lo que estoy leyendo y puedo pasar a otra cosa, jeje.
    Un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente a la que sí le ha gustado, pero a mí particularmente... ya he expuesto mi opinión XD Así que yo no te la puedo recomendar y te aconsejo cualquiera otra novela.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola,
    Lamento decir que ya esperaba que este libro abusase sobremanera del humor negro y malo. Por ello, nunca me plantee darle una oportunidad. Pero como siempre tu reseña es muy minuciosa.
    Nos leemos. Besos

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches ^^

    Intentaré ser breve, me enrollo como las persianas. Yo tampoco he leído el libro -aunque tenía la esperanza de hacerlo, esperanza que va decayendo proporcionalmente a mis ganas de leerlo- pero he visto la película y me ocurre como al compañero del primer comentario: la sensación es prácticamente la misma que describes en tu reseña. Quiero pensar o quiero creer, mejor dicho, que Jonasson buscaba precisamente lo que has comentado, hacer una metáfora de cómo vivir la vida: no darle vueltas y saltar de una aventura a otra, pero como dices es necesario un personaje con fundamento para este tipo de historias y para cualquiera, o al menos es mi opinión. Da igual que el propio personaje sea un huevo sin sal, como decimos aquí, o que resulte que tiene un pasado sin mucho "intríngulis", simple o sencillo no es sinónimo de vacío. Tuve una sensación parecida con "Gran Hotel Budapest": no me hicieron reir tal cual se esperaba de películas así y puede que debido a eso, las ganas de leerlo han decrecido enormemente.

    Y nada, comentarte que me gusta mucho cómo intercalas perfectamente en el texto tanto tu opinión como aspectos de narrativa, de personajes, estructura etc.

    ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Moria, y también por tus palabras finales :)
      Y por favor, puedes enrollarte como una persiana :D Faltarías más. Y más con un comentario tan elaborado como el tuyo.
      Y después de tu comentario, no me quedan ningunas ganas de ver la película, por cierto XD Ya aguanté demasiado a Allan en la novela.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, por cierto: Siento no haberte leído estos últimos meses. No por ti, sino por mí. Me encanta tu blog.

      Eliminar
  12. Vale, acabo de borrar el comentario por error. Quiero una palmadita en la espalda o algo...

    Lo que quería decir es que yo disfruté bastante del libro, me reí y sí, me recordó a Forrest Gump. Y es que en parte veía a Allan como describieron aquellas señoras del club de lectura: Es algo así como un robot oligofrénico, un amasijo de carne sin sentimientos que simplemente disfruta del mundanal ruido, del sabor de bebidas alcohólicas y que hace cosas aleatoriamente por inercia. Me resulta, en parte(y por una interpretación personal, dudo que el autor quisiera argumentar esto en una suerte de libro humorístico) una alegoría de qué hacemos todos durante nuestra vida y cómo, de una forma u otra, vemos a Allan como un capullo al que le da igual todo cuando nosotros compramos en Inditex y nos dan igual los trabajos con condiciones infrahumanas de la India, por ejemplo.

    Me paso de filosófica, probablemente, pero lo que quería decir principalmente es que soy de aquellas personas que disfrutaron de ese humor absurdo e hiperbólico. Aún así, no te quito la razón en que le sobran páginas y que se trata de un libro un poco enbuclado que, si bien al principio es hilarante, al final se hace cansino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, señora Elefanta :)
      Creo que mi problema fue no llegar conectar con el humor... porque de haber sido así, quizás no me hubiera importado que Allan fuera tan hueco. Pero no fue el caso por desgracia :( El humor es algo muy personal. Yo intenté ver una metáfora, como explico en mi entrada, pero siento que la novela no me dio tampoco pie para ello >.<
      Pero me alegra comprobar que hay gente que sí ha logrado disfrutar de esta novela :)
      Gracias por comentar. ¡Siempre se agradece tu visita! :)

      Eliminar
  13. Buenas tardes ~

    Vengo a robarle al señor Letraherido un poco de su tiempo, para comunicarle que le he 'echado el muerto' de una nominación de premio blogger, por si le apetece contestar las preguntas y todo eso ^^

    Aquí le dejo el link: http://lecturadebuhardilla.blogspot.com.es/2016/11/once-datos-y-un-logo-guay-liebster-award.html

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tu blog y te respondo en la misma entrada :)
      Saludos.

      Eliminar
  14. Hola. He leido mas reseñas de este libro y al igual que la tuya despues del titulo llamativo la historia ni fu ni fa. Yo tambien pienso que el humor es personal. A mi me esta pasando con Branderson que no me termina de convencer. Este lo dejare pasar al igual que las otras obras del autor. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te cuestan las novelas de humor (como es mi caso), sí, déjalo pasar mejor.
      Gracias por tu visita :)
      Un abrazo.

      Eliminar

Sírvase un trago y comente. Pero eso sí, ni las copas de más justifican el spam.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...